¿La “involución” de Netflix?

Tras un largo y estúpido fin de semana en el que por guardar reposo (problemas de espalda) he tenido que estar en casa y tirar de la TV como única diversión, doy fe…

En los primeros días de Netflix todo eran unicornios y arcoíris. La plataforma tenía poco contenido original, pero tendía a ser muy bueno en su mayoría, y por ende, fácil de encontrar. El contenido no propio abundaba más porque antes no había tanta competencia que se llevara “su material” a “su propia plataforma”, dejando de licenciarlo a Netflix… Las aplicaciones de Netflix eran buenas, el servicio prácticamente nunca se caía, la calidad es más que decente (aunque esté por debajo de otros competidores) y se podía navegar rápido y cómodamente, con un montón de categorías ocultas interesantísimas que parece que filtran el contenido de forma muy granular, y contaban con un sistema de valoración por estrellas que, en verdad, funcionaba bastante bien para ajustar tus recomendaciones.

Pero he aquí que entonces Netflix creció y cambió cosas, no precisamente para mejor. Primero llegó la abundancia de contenido (algo que realmente no es malo, después de todo hay cosas para todos los gustos) pero el problema con esto es que la biblioteca lleva años creciendo desmesuradamente y creo que Netflix no se ha actualizado para lidiar con esto.

Ahora la organización del contenido es extremadamente caótica, a veces (o la mayoría del tiempo) es imposible enterarse de la existencia de series y películas incluso recién lanzadas. Netflix tiene sección de novedades y tendencias y “por qué te gustó X o Y mírate está otra” pero ninguna está completa, realmente ninguna funciona como debería, o al menos como pienso que  al usuario el gustaria.

Incluso cuando configuras la recepción de notificaciones de novedades en las apps móviles, Netflix te notifica de lo que quiere cuando quiere y como quiere. Más de una vez he tenido que hacer una búsqueda manual para encontrar la nueva temporada de una serie (y original de ellos para peor) que sigo, porque no aparecía por ninguna parte en mi portada ni en múltiples categorías.

Un día decidieron cambiar el sistema de estrellas por un dedito de “me gusta” o “no me gusta” sin considerar siquiera un punto intermedio de “no muy bueno pero aceptable, podría ver algo parecido”… Hace años que Netflix no me recomienda ni una sola pieza de contenido que me va a gustar. La única razón por la que veo algo en la plataforma es porque alguien me lo recomendó o porque me conseguí un tráiler interesante y decidí probar, o porque se hizo extremadamente viral y quería ver cuál era el hype (léase ‘El juego del calamar’).

Las pocas veces que he estado tan aburrida como para ir a navegar a Netflix a buscar algo nuevo que ver me he encontrado una y otra y otra vez con las mismas cosas en la portada. A veces no importa por cuantas categorías navegues, en todas ves lo mismo. Te da la sensación de que en Netflix no hay nada que ver a pesar de que hay más que ver que nunca. Lo peor es que a veces empiezas a ver algo que lo abandonas a medio episodio o tras 20 minutos de película, y Netflix parece entender que has mostrado “interés” en dicho contenido y empieza a promocionarte cosas parecidas (e igual de terribles para ti) en tu portada. Es un ciclo horrible de mala experiencia de usuario que se potencia a sí mismo.


Pueden leer el artículo completo en su fuente original aquí:  genbeta.com/a-fondo/que-cancele-mi-cuenta-netflix-10-anos-spoiler-no-fue-precio-contenido

Advertisements

1 comentario

  1. Kuko, dices “he tenido que estar en casa…” Soy uno de tus incondicionales que te lee, porque tus artículos hacen pensar. Espero que puedas volver a tu actividad diaria enseguida.
    Muchas gracias por tu trabajo y recibe un abrazo.

Los comentarios están cerrados.