Más gráficos que cuestionan la continuidad alcista de la RV EEUU

Se avecina un “huracán económico” . Esa ominosa advertencia proviene de Jamie Dimon, CEO de JP Morgan Chase.

“Dije que había nubes de tormenta. Pero lo voy a cambiar. Es un huracán. En este momento hace un poco de sol, las cosas van bien y todos creen que la Reserva Federal puede manejarlo. Ese huracán está justo ahí, en el camino, viniendo hacia nosotros. No sabemos si es menor o la supertormenta Sandy. Será mejor que te prepares.

Por supuesto, él no es el único CEO que se siente así. El Índice de Confianza de los CEO más reciente sugiere que la mayoría de los líderes están preocupados por la economía en los próximos trimestres.

Además de eso, la Encuesta de Pequeñas Empresas de NFIB también sugiere que el contexto económico se está deteriorando rápidamente. El siguiente gráfico muestra el número de empresas que esperan una mejora económica en los próximos 6 meses. Ese número cayó a la lectura más baja de la historia.

Otros gráficos a tener en cuenta:

Todo lo que podemos hacer es prepararnos para la tormenta y luego cruzar los dedos y esperar lo mejor. Las pautas son simples pero, en última instancia, efectivas.

Elevar los niveles de efectivo en las carteras
Reducir el riesgo de renta variable, especialmente en áreas de alto crecimiento beta.
Agregue o aumente la duración en las asignaciones de bonos que tienden a compensar el riesgo durante los ciclos de ajuste cuantitativo.
Reducir la exposición a las materias primas y las jugadas de inflación a medida que se desacelera el crecimiento económico.
Si llega el huracán, prepararse para la tormenta con anticipación le permitirá sobrevivir al impacto. Es un proceso relativamente sencillo reasignar fondos al riesgo de acciones si no es así.

Dados los numerosos impactos en el sistema que ocurren simultáneamente, creo que los inversores necesitarán algo más que un paraguas para sobrevivir.

FUENTE DEL ARTÍCULO Y GRÁFICOS

Opinión de esta casa: a nosotros nos parece todo tan predecible, tan cantado, tan argumentado, tan claro que no dudamos de más sustos con tormentas de volatilidad más que de huracanes pero cuando un mercado deja de ser alcista no se comporta como se está comportando de forma técnicamente tan ordenada bajando retroceso a retroceso Fibonacci, dejando salir a los invertidos y entrar a los cortos con total comodidad. Un mercado bajista pierde el orden técnico y los precios no dejan salir a los largos ni entrar a los cortos.

Ojo, igual este fin de bullish se está disfrazando en una primera fase de simple corrección técnica para luego comportarse como un verdadero mercado bajista y de los 61,8% o proximidades veamos caídas brutales para hacer la vuelta bajista a marzo 2020. Pero reiteramos si hay algo que define un cambio de tendencia estructural de los precios es que asusta tanto que los largos no salen porque ya para qué y los cortos no entran porque si no entraron mucho más arriba mucho más abajo les parecerá jugar a la ruleta rusa.

Advertisements