La paridad el último asidero fundamental y técnico del Euro con el Dólar

La paridad el último asidero fundamental y técnico del Euro con el  Dólar

Es difícil de entrada entender como el dólar no hace tanto daño cuando Europa no está en recesión y EEUU lleva dos trimestres  con PIB negativo aunque ellos tengan mejores dato de empleo e IPC, pero vamos no es nuestro papel ponernos a examinar los por qué de nuestra supuesta infravaloración con carácter fundamental, lo que si es cierto es que Europa puede estar abocada a una recesión por el caos energético en el que esta sumida por el conflicto ruso-ucraniano y todas las derivadas que está tomando el mismo con lo que se hace bueno el dicho “una mariposa bate las alas en Japón y produce un huracán  en sus antípodas” , los rusos invaden Ucrania y están saboteando  la economía de la eurozona. Las medidas sancionadoras harán o no daño a Rusia lo veremos en el tiempo , por el momento la enriquecen pero a nosotros nos están hundiendo. La solución: más armas a Ucrania haciendo seguidismo ciego de los intereses de los EEUU en la zona, a más dure el conflicto más durará nuestra crisis económica. Por este lado creemos que todos estaremos de acuerdo.

Por el lado técnico pues la paridad con el dólar del euro es por un causal de la vida el 78,6% de corrección del impulso alcista de nuestra divisa entre el 2000 y 2008, con la crisis subprime en el mismo 2008 cayó enseguida el 23,6% y el 32,8%, el 50% tardó dos años en llegar mayo del 2010, el 61,8% un lustro a finales del 2015 y ahora agosto 2022 tenemos al euro en el 78,6% clavado.

De no parar y tratar de empezar a remontar para ir a por la bajista principal , todo lo que no sea eso es vuelta bajista completa a mínimos de siglo. Además si dejamos a un lado Fibonacci y trazamos una clavicular o directriz que una mínimos  del 2005 en adelante veríamos que en el 2015 se perforó como cuchillo en mantequilla pues la altura de esa figura tiene como objetivo lo mismo que dicen Fibonacci si se pierde el 78,6% la vuelta bajista a mínimos del 2000, sin trampa ni cartón, sin amañar nada.

Por lo tanto o reacción o fulminación del euro porque a 0.84 por dólar como no tiren abajo los precios de la energía riámonos todos de una recesión y empecemos a temblar por una gran depresión.

A veces estamos por pensar que eso de no tendremos nada y seremos felices va a ser verdad, los estados nos darán pagas para que podamos vivir a cambio de poner nuestro trabajo y propiedades al servicio del Estado creando una sociedad de consumo 2.0, no hablamos de comunismos , ni socialismos, ni totalitarismos, hablamos de un cambio de pensamiento económico radical, todo el mundo necesita intercambiar dinero por productos, bienes y servicios, pues nada, el Estado imprime billetes pero ellos tomarán como contra-valor nuestras propiedades sean residenciales o productivas más las financieras las primeras.

Y por supuesto no temáis podremos seguir votando cada cuatro años pero será como cambiarle el collar al mismo perro. No tendremos nada porque nadie esencialmente será propietario de nadie aunque aparentemente lo tenga a su nombre. Vamos que antes nos daba la risa la frase ahora “no tendremos nada y seremos felices” nos da miedo porque es una distopía disfrazada de utopía.

Si alguien cree que decimos estupideces pues es muy fácil hacer que los coches por ejemplo sea de todos, una apertura de huella digital en todos los coches , nos cobrarán un impuesto por el derecho a coche donde se cubre todo menos carburante y nosotros solo tendremos que pagar la gasolina, si le pasa algo al coche se sabe quien es el responsable por el último que está o estuvo dentro, así nos obligamos a denunciarnos unos a otros, el Estado feliz porque ingresa dinero por la prestación y el combustible del vehículo. La frase es “no tendremos nada y seremos felices” no dice nada de estar exento de impuestos por no tener nada no estamos liberados de ellos, se pagan impuestos por el uso y disfrute de las cosas para que se pueda mantener la Administración.

Lo dejamos aquí vaya a ser que alguien se maree de tanto darle vueltas al asunto.

Advertisements