Lo de ayer se quedó en rebote para despistar

Lo de ayer se quedó en rebote para despistar

Ayer de pronto un rebote que como os comentamos era más producto algorítmico que nada de consistencia que nos hiciera creer más que una simple depuración de la sobreventa en gráficos intradarios.

Hoy lo perdemos todo y volvemos a las andadas en espera de la reunión de mañana de la FED, lo preocupante es que la zona 3900 del SP500 se ha convertido en resistencia de nuevo cuando a finales de agosto y principios de septiembre se convirtió en soporte, ahí justo en el 61,8% de su último tramo alcista iniciado en junio se produjo un fuerte rebote.

Pero el precio hizo la vuelta bajista completa y perforó tal crítica zona quedando ya como asidero la zona 3725-3750 que veremos mañana probablemente antes de volver a mínimos de junio de nuevo.

Los Bancos Centrales están claramente nerviosos porque ven que las subidas tipos no son la medicina que necesita la economía o al menos no toda la que necesita, tienen que coadyuvar medidas discrecionales políticas para tratar de mermar la inflación. Desde luego Energía y Commodities han bajado de precios ante el convencimiento que se nos viene encima una recesión, pero por lo visto esto a nivel de calle no llega, no se siente, ahora mismo no se puede usar como comodín que los IPC los ha inflacionado la energía y las materias primas porque no es que sea mentira sino que no es la verdad.

Hay más factores que están incidiendo sobre la inflación, los gobiernos están tratando de echar una mano bajando su nivel impositivo sobre el consumo de energía pero se ve que tampoco tiene el efecto deseado, inflación subyacente que es la peligrosa está muy alta y que atacar más a esta que incluso a la general, la general es muy sensible a factores coyunturales pero la subyacente delata errores estructurales como el de la inmensa masa monetaria impresa para combatir el covid.

Nuestro Banco de España dice  que la deuda pública toca máximos históricos en julio al alcanzar 1,486 billones La deuda pública ha crecido un 5%, con 70.805 millones de euros más este 2022.. Ahora occidente tiene el dilema de tener que usar la recesión como  contra la inflación y si entramos en recesión nos cargamos en consumo y de ahí tiren de la cadena y cada vez que tiramos de ella vemos más y más el color negro.

Las subidas de tipos hará un  doble efecto negativo tanto en las cuentas públicas porque tendremos que pagar más por las emisiones de deuda como para las empresas que las pequeñas tendrán más gastos derivados de su financiación corriente, vamos la que hace falta para seguir abiertos y las grandes a la hora de emitir bonos que tendrán que pagar más interés si los quieren colocar.

 

Advertisements