La lección de Nokia que algunos grandes CEOs ni estudian ni entienden

La lección de Nokia que algunos grandes CEOs ni estudian ni entienden

La edición de hoy de “ Nadie sabe nada ” trata sobre un fabricante de teléfonos móviles que alguna vez fue dominante. Hace exactamente 15 años, el nuevo artículo de portada de Forbes elogió a Olli-Pekka Kallasvuo, CEO de Nokia. El titular pregonaba:

“Nokia, mil millones de clientes, ¿alguien puede atrapar al rey del teléfono celular?”
Fue publicado en línea el 26 de octubre de 2007, hoy hace 15 años.

En una versión clásica del dilema del innovador, Nokia no estaba dispuesta a canibalizar su ya exitoso negocio de teléfonos móviles. Tal vez no reconocieron el cambio hacia teléfonos inteligentes más potentes que brindaron mayores capacidades informáticas móviles a los consumidores. O simplemente no pudieron dar la vuelta.

Independientemente, Apple ya había estado trabajando en un dispositivo informático móvil con pantalla táctil durante varios años. En 2007, el mismo año de la portada de Nokia Forbes, Apple lanzó el iPhone; poco después, comenzó el declive del negocio de telefonía móvil de Nokia. Apenas 5 años después (2013), Nokia vendió todo su negocio de telefonía a Microsoft.

Es otro recordatorio de lo que tendemos a pasar por alto:

1. El futuro es desconocido e incognoscible : Ignora a cualquiera que pretenda saber con certeza lo que vendrá a continuación; no lo saben, porque no pueden. En cambio, es mejor pensar en el mundo en términos probabilísticos: qué es más probable o menos probable que ocurra. Todavía te equivocarás (y con frecuencia), pero tus errores serán más pequeños y podrás ser más flexible en tu forma de pensar.

2. Esto también pasará : hay muchas razones por las que las empresas a veces colapsan debido al gran éxito: las ventajas logradas pueden no ser duraderas; las habilidades que llevaron a la grandeza pueden no ser las mismas que se necesitan para mantener esas ventajas. A veces, el mundo cambia antes de que lo reconozcamos. Pero es fácil olvidar esto y simplemente suponer que las empresas dominantes seguirán siendo así. BlackBerry, Lucent, Nokia, NT fueron los actores de telecomunicaciones dominantes en las décadas de 1990 y 2000 y pronto se desvanecieron. ¿Qué empresas dominantes en la década de 2020 sufrirán destinos similares?

3. No evaluamos adecuadamente el contenido que consumimos : todo lo que lea, escuche o vea debe analizarse para determinar su integridad y precisión. Cada pieza de información necesita ser evaluada por sus propios méritos . Los inversores no pueden simplemente aceptar (o rechazar) algo porque está en una revista o en la televisión. Mi experiencia ha sido que es mejor confiar en los escritores individuales que conoces que en las publicaciones. No suponga que algo está bien o mal sin comprender el historial de la fuente .

4. Subestimamos los ciclos : las tendencias parecen permanentes, especialmente cuando alcanzan puntos de inflexión: Nokia parecía imbatible en 2007, pero las semillas de su destrucción se plantaron años antes. Nos cuesta mirar más allá del aquí y el ahora, ya que vivimos en la intersección del pasado y el futuro. Esto a menudo nos impide comprender los ciclos de vida a largo plazo de la economía, los mercados y las empresas.

5. El cambio es constante : Es este pasar por alto los cambios incrementales a lo largo del tiempo. El universo es dinámico y siempre cambiante. Somos expertos en la forma en que solía ser el mundo . El flujo es un estado de cosas persistente. Esto significa que debemos verificar constantemente nuestra propia base de conocimientos a medida que se agota y se deteriora con el tiempo.
Si prestas atención a la historia, verás este tipo de cosas regularmente. Grandes pronunciamientos sobre por qué un nuevo servicio o producto será excelente o fracasará miserablemente; pronósticos de lo que sucederá. Nuestros propios antecedentes están tan integrados que es fácil pasarlos por alto cuando algo, o todo, ha cambiado.

Reconocer lo poco que realmente sabes es un superpoder. Si estuviéramos menos seguros de nosotros mismos y poseyéramos más humildad, todos podríamos convertirnos en mejores inversores.

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE LA FUENTE

Si por amor se mata , de éxito también se muere … Zuckerberg ha podido cometer un error que le puede costar su imperio si se obstina se arruina, y si abandona también, lo tiene difícil el chaval, porque por muy millonario y visionario que sea no deja de ser un chaval sin el más mínimo ánimo de subestimarlo porque lo por él realizado pasará a los anales de la historia universal, sea cual sea su final empresarial y personal.

El caso Nokia nada tiene que ver con el caso Meta, pero si de como de la nada se va al infinito y como del infinito se vuelve al cero es siempre una historia que se acaba repitiendo una y otra vez. Hoy Nokia es un suelo durmiente.

Advertisements