El ¿sueldazo? de la infanta Elena en Mapfre

Desde que estalló el caso Nóos –que marcó para siempre la vida de Cristina de Borbón– su hermana Elena ha quedado como la hija sin contaminar del rey emérito, la trabajadora y discreta infanta que lleva una vida normal, sin escándalos ni sobresaltos judiciales. Su puesto como directora de Proyectos Sociales y Culturales de la Fundación Mapfre le reporta un salario de 170.000 euros anuales permitiéndole llevar una existencia relativamente holgada, sin apuros económicos –algo que en los tiempos que corren no pueden decir muchos españoles– y de hecho la periodista Pilar Eyre contó en la revista “Lecturas” cómo es el día a día de Elena, la directiva de Mapfre: “Cada mañana está en su despacho de ocho a dos. Viaja por España, Latinoamérica y Europa para mantener reuniones en tres idiomas. Y maneja un equipo de cuatro personas, ¡no es un florero, trabaja duro!

Pero, mientras Elena cobra ese sueldazo por defender valores éticos y morales como la solidaridad, la ayuda altruista y desinteresada, la cobertura asistencial y los derechos humanos, lo cierto es que en los últimos meses la empresa que le paga ha tenido que hacer frente a un inédito plante de delegados de oficina que han sido despedidos por la vía rápida y que por lo visto no eran tratados con esa misma “ternura solidaria” en la que se fundamenta el programa de la Fundación Mapfre. Los empleados que han terminado en la calle, la mayoría de ellos contratados en calidad de autónomos, denuncian el pésimo trato que, según ellos, han recibido por parte de la actual directiva de la compañía de seguros… Tal ha sido el grado de abusos que supuestamente han sufrido que han decidido constituir una asociación de afectados bajo la denominación Liberados de Mapfre, con la que a partir de ahora tratarán de defender sus derechos laborales en los medios de comunicación y en los tribunales.

Fuente y articulo completo: diario16 – https://is.gd/3E8NTj

Advertisements