¿Realmente mereció la pena todo ese derroche?

Por si a alguno se le ha olvidado, en el año 2008 hubo una Exposición Internacional en Zaragoza. Iba del agua y el desarrollo de sostenible, aunque lo de “sostenible” parece una suerte de broma, habida cuenta que la mayor parte de sus edificios existieron tres meses en su forma original para luego ser derruidos y los que se quedaron tal cual, pues tal cual siguen literalmente, dado que a 7 años de su clausura siguen sin uso alguno.

Pero ahora mismo también hay una Expo en Milán y hubo una grandota en el 92 en Sevilla y un llamado Forum de las Culturas en Barcelona y un montón más de las que hay que tirar de Wikipedia para enterarse de su existencia…

Echando la vista atrás este tipo de eventos son recordados, incluso con añoranza, en la ciudad donde se celebraron, pero pasado un tiempo bastante escaso es difícil que dejen ningún poso hasta en el entorno más inmediato. Si pasamos los Pirineos directamente mucha gente ni se enteró de la existencia de la Expo, y eso que la consigna más repetida fue aquello de poner Zaragoza en el mapa.

Visto de lejos ahora todo tiene un cierto aire pueblerino, de espectáculo entre lo hortera y con un toque cateto, aquel del nuevo rico que funde montañas de dinero en fruslerías, pero que a nivel ciudadano se convierte en un plan urbanístico de urgencia que viene muy bien a algunos bolsillos y, sobre todo, a un puñado de grandes corporaciones. El modelo zaragozano no fue diferente de otros en eso.

No seré yo quien niegue que la Expo tuvo sus cosas positivas. Evidentemente las riberas del Ebro necesitaban un intenso lavado de cara –aunque más bien terminó siendo un hormigonado– pero bien está limpiar una zona degradada y, al mismo tiempo, se dragó el río en varias actuaciones polémicas y ridículas para hacerlo navegable a los barquitos de la Expo –una de esas payasadas típicas que acompañan a estos eventos– … tampoco vienen mal más zonas verdes, como lo es el Parque del Agua, con todas sus precariedades pasadas y presentes –que amenazan con ser futuras-, pero respecto a todas las otras presuntas maravillas que iba a traer la Expo mirar el presente y leer el pasado me lleva a cuestionarlas. Eso si, a los responsables de la Expo 2008… “échales un galgo.

Fuente: barrioszaragoza.org

 

Comentarios

¿Realmente mereció la pena todo ese derroche? — 2 comentarios

  1. todas las macroexpos y formula 1, etc., q hemos hecho han sido la excusa para lavar la cara a españa. y, muchas de esas obras estaban justificadas para mí. otras, por ejemplo: ¿te acuerdas de “teruel existe” para q les hicieran el ave? eso, para mi si q fue un despilfarro, como otras. y, adivina cuál es la única autonomía q sigue teniendo mundiales, expos, etc., pués si, cataluña. porque a los demás si q les ha pasado factura, política e incluso judicial. pero, ellos están por encima de todo.
    en el otro artículo dices q tienen derecho, vale. pero, q sea un referéndum nacional. porque si solo se cumple la ley cuando nos interesa, apaga y vamonos.
    y, cuando sean independientes y empiecen a conquistar valencia y baleares,¿que hacemos? q ya lo hacen comprando a todo quisqui.
    un ejemplo, si el catalán y el valenciano es el mismo idioma (cosa q en el siglo XIV no lo eran, había diccionarios para traducirlos),¿por qué se gasta tanta pasta el “opium” cultural, ese en editar libros diciéndonos q si los son?