Así funciona un almacén cualquiera de Amazon

La experiencia en la venta online tras 21 años permiten que Amazon haya mejorado su eficiencia en preparar la inmensa cantidad de pedidos diarios que gestiona en sus almacenes repartidos por todo el mundo y en continua expansión, llegando a un punto de sofisticación y automatización asombroso.

Antes de la introducción de los robots KIVA hace unos años, el personal humano tenía que ir andando por el almacén cogiendo cada producto –lo cual requería muchísimo tiempo– pero ahora, cada KIVA coge una estantería, la levanta y lleva automáticamente hasta un operario humano, quien sólo tiene que coger el producto indicado por el ordenador y meterlo a una caja amarilla que luego circulará entre los kilómetros y kilómetros de vías de transporte del almacén hasta otro operario humano que lo empaquetará; antes de llegarle la caja amarilla del pedido, tendrá los detalles del tamaño de embalaje a utilizar, la cogerá y preparará, meterá plástico de burbujas junto a los productos del pedido, la precintará y soltará en la cinta, donde una máquina etiquetará sus datos de envío y enviará al muelle de salida adecuado, en donde otro operario la meterá en un camión de transporte… El sistema requiere de poco personal humano y da salida a millones de pedidos cada día en todo el mundo. Fuente: CNN Money

Los comentarios están cerrados.