¿Hemos sido estafados por la revolución tecnológica?

En los últimos años, hemos vivido increíbles avances tecnológicos gracias a internet, la banda ancha, los dispositivos móviles, la inteligencia artificial, la robótica, diseño de materiales avanzados, las mejoras en la eficiencia energética y la medicina personalizada, pero a medida que estas innovaciones han cambiado muchas vidas, no han dado lugar a un aumento apreciable de la productividad.

Es decir, los smartphones son divertidos –cómo no-, la banda ancha una pasada –pese a las subidas cada 3×2 de las operadoras-, los coches que se conducen solos deben ser fabulosos –cuando tenga uno yo misma opinaré mejor– etc, etc… pero la cruda realidad es que estas cosas no están creando puestos de trabajo, no nos meten más dinero en el bolsillo –salvo a un puñado de elegidos– y tampoco nos llevan el pan a casa; es decir, en resumen, no nos aumentanal menos de forma brutal y tangiblela productividad del trabajo, que es lo que nos han prometido tantos años tiempo atrás, y todo ésto lo digo porque “eso” –el que cada hora de trabajo produzca y valga cada año un poco más– es, por encima de todo, lo que ha hecho a cada generación más rica que la precedente, y si ese mecanismo se atasca, tenemos un problema, y es que creíamos que la revolución tecnológica dispararía la economía pero cada vez más expertos sostienen lo contrario, tal y como pueden leer en éste interesante articulo pulsando aquí

Comentarios

¿Hemos sido estafados por la revolución tecnológica? — 2 comentarios