Los vehículos autónomos han venido para quedarse

La Dirección General de Tráfico está trabajando en un reglamento que ofrezca base jurídica legal a los coches autónomos, el cual pronto entrará en vigor; de hecho, ya existe desde finales de 2015 un marco legal para que los fabricantes puedan probar vehículos que se conducen solos y, por poner un ejemplo, UBER no tendría en España ninguno de los problemas legales que sufre en California para probar sus taxis autónomos, tan solo necesitaría permiso de la DGT –otra cosa es poder transportar pasajeros en esos vehículos

Thomas Frey expone en su blog Futurist Speaker una lista de cosas que desaparecerán en los próximos años gracias a la popularización del coche autónomo, de las que me gustaría destacarles las siguientes profesiones o actividades laborables que, fijo, “tendrán que redefinirse si o si“:

  • Taxistas, conductores de autobuses, camiones, quitanieves, ambulancias, bomberos, etc
  • Conductores profesionales de UBER, LYFT, etc
  • Transportistas y mensajeros tipo UPS, SEUR, MRW, etc
  • Aparcacoches, chóferes privados y conductores de limusinas
  • Profesores de prácticas en las autoescuelas
  • Analistas de tráfico
  • Comerciales de alquiler de coches
  • Tractoristas y operadores de maquinaria agrícola tales como cosechadoras, empacadoras, etc
  • Operadores de grúas, niveladoras, movimiento de tierras, retroexcavadoras, hormigoneras, etc
  • Agentes de seguros y tasadores de reclamaciones de los seguros
  • Instaladores de semáforos, empleos de talleres mecánicos y tiendas del sector automovilístico

Los comentarios están cerrados.