China quiere volver a los tiempos de Gengis Kan en lo económico

Las ambiciones globales de China
Bajo el plan  ” un cinturón,  una carretera” , el presidente Xi Jinping está rehaciendo el comercio global y fomentando lazos geopolíticos. El audaz plan, con pocos precedentes, promete más de 1 billón de dólares en inversiones en infraestructura que abarcan más de 60 países de Europa, Asia y África.

China se está moviendo tan rápido y pensando tan a lo  grande que está dispuesta a dar pequeños  pasos a corto plazo para obtener grandes  ganancias a largo plazo. Incluso proyectos financieramente dudosos en países corruptos como Pakistán y Kenia tienen sentido por razones militares y diplomáticas.

China señores ha venido realizando acuerdos bilaterales con países sobre todo del segundo y tercer mundo, pactando compras de recursos, concesiones, explotaciones en exclusiva de materias primas tanto en el sector energía como el de alimentación incluyendo tierra, mar y aire. Ha sobornado, untado, corrompido a gobiernos proclives a firmar lo que sea por un buen talón y por un arsenal para tener a su pueblo sometido para que trague eternamente con las condiciones que les han impuesto los intermediarios del politburó chino.

Ahora Xi Jinping con el trabajo sucio realizado pues él ahora tratará de terminar la obra uniendo China con sus fuentes de recursos y mercados claro, y mercados, si el lleva la infraestructura los clientes les llegará por añadidura, vamos como el ferrocarril en el Oeste, pueblo donde había estación pueblo que crecía y se convertía en ciudad, es decir aumento de consumidores, aumento de consumo.

Cuando Europa y EEUU (que ven a China claro como al gran consumidor en el sentido de cliente y por lo tanto le tienen que reír la gracia porque el mercado chino es muy seductor)se den cuenta que China los habrá sustituido en los mercados internacionales porque será ella quien fabrique y distribuya sus propios bienes y servicios al resto del mundo incluidos Europa y EEUU es cuando el círculo se va a cerrar.

Es decir las empresas europeas y estadounidenses se convertirán en meros vendedores de los productos y servicios chinos, tal como ahora muchas empresas chinas son meros vendedores de productos occidentales. Pero claro ellos aprenden rápido, el Iphone para los ricos  por aquello de la marca y el Xiaomi para la masa.

El made in germany o made in usa se quedará para uso restringido de la élite y capa social alta y todo lo demás ya lo hacen ellos para ellos a su precio, pero es que el problema  será que en EEUU y Europa también sucederá lo mismo, la masa comprará el Xiaomi y los productos de alta gama para los que puedan comprarlo. China pues con el plan que pretende simplemente quiere el poder comercial del mundo por lo que sería de largo la primera potencia económica del mundo.

Y si ahora los chinos solo tienen negocios de comida fast-food oriental  y de todo barato, más adelante controlarán muelles, aeropuertos, transportes, energía, alimentación y estarán presentes en nuestros órganos de decisión porque crearán los lobies necesarios para condicionar la voluntad política de un región o un país.

Y así acabará el cuento chino, empezaron como un país que regalaba suelo y trabajo para enriquecer a occidente que rápidamente deslocalizó sus empresas y al final en el curso de tres, cuatro décadas ellos controlarán la economía del primer mundo y a la mayoría de gobiernos occidentales. Personajes como Jack Ma de Alibaba pretenden crear un puente directo sin más intermediarios que su empresa entre China y EEUU y que los empresarios estadounidenses sean sus vendedores.

Vuelvo a ejemplo del Iphone y el Xioami porque es muy gráfico … ante dos teléfonos de similares características cual va a comprar usted que el vale 700 o el que vale 200 ¿el Xioami verdad? entonces usted pensará pues bueno tendremos que competir con los chinos entonces cuando toque … la respuesta es una : NO SE PUEDE COMPETIR CON CHINA (ASIA), ES IMPOSIBLE.

Hemos creado y criado a un monstruo que nos acabará devorando es  la penitencia por  nuestra codicia. En el pasado y actualmente claro  muchas empresas se forran por los márgenes que dejan sus productos entre coste de fabricación y PVP, los chinos son chinos pero no tontos, ahora ellos quieren todo el negocio para ello y que las empresas occidentales sean sus vendedores por lo que el beneficio final cambiará de manos.

Esto es lo que hay tras la neo-ruta de la seda, el nuevo orden económico mundial :

Nota: este artículo no pretende ser una crítica  contra la expansión comercial china, solo faltaba que fuera en contra de  su política exterior comercial, están en todo su derecho de alcanzar sus objetivos, si hemos tragado con el imperialismo económico estadounidense y la colaboración pasiva y activa en la explotación del tercer mundo de Europa. Es lo que toca, los centros de gravedad del poder van cambiando a lo largo de la historia y China avanza con paso firme a derrocar a EEUU como primera potencia mundial.

Comentarios

China quiere volver a los tiempos de Gengis Kan en lo económico — 1 comentario

  1. Como ya lo he dicho varias veces, he vivido en Pekìn/China 4 años, he visto cosas que vosotros no creirìais, he visto brillar haces de luz en la oscuridad, hoyeles de 5 estrellas increìbles, perdidos en medio de la nada, autopistas de 3 carriles que no llevan a ninguna parte, ciudades nuevas dònde NO vive nadie, lo de Seseña es de chiste al lado…..cosas que ni os podeis creer que existen, un dìa escribirè un libro, mis memorias, las memorias del último laowai.
    Pa resumir, los chinos de pasta, NO quieren ni Huawei ni Xiaomi, ni nada que sea chino, se desviven por la manzanita en toda sus versiones, he visto a gente pagar màs dinero por un falso iphone que por el màs caro de los Huawei que en China es bastante màs barato que en Europa….
    El que diga lo contrario no tiene ni idea, China es otra galaxia, los chinos de China, viven en otro universo paralelo…..os lo aseguro.