Lo de los selfies se nos ha ido de las manos…

El ataúd estaba expuesto en un museo británico sin problemas hasta que una familia tuvo la brillante idea de hacer una foto a su hijo en el interior del mismo –evidentemente no hay nada más gracioso que la foto del nene dentro de un ataúd ancestral, digo yo ¿no?– y claro, ocurrió lo que tenia que ocurrir, según citan en elespañol.

 

¿Porqué la gente es tan irresponsable? ¿que les impulsa a cometer dichas estupideces? ¿tan patética, ordinaria e intrascendente es su vida que ponen en riesgo la integridad de su vástago por un puto selfie y varios like del facebook? Y no es un caso aislado, no hace mucho en el museo de Los Ángeles, una mujer ocasionó más de 200000 dólares en daños al acercarse demasiado a las piezas expuestas queriendo tomarse un selfie –según el museo tres piezas son irreparables por el accidente-, momento que fué grabado por las cámaras de seguridad.

Los comentarios están cerrados.