Un ejemplo del futuro robótico e impersonal que nos espera

El hotel Yotel de NewYork situado en el corazón de Manhattan es de aquellos en donde uno realmente no tiene mucho contacto con personas –casi todo lo tiene que hacer el cliente por medio de pantallas táctiles– y pese a que su vídeo de presentación es atractivo, la realidad cuando uno lo visita impresiona más todavía.

A éstas alturas queda claro que la cuarta revolución industrial –la de los robots e inteligencia artificial– ha comenzado y la transformación tecnológica que conlleva solo se acelerará; la robotización amenaza casi todos los puestos de trabajo, y los que en un futuro no desaparezcan, se transformarán o apenas procurarán ingresos a los humanos ¿estamos abocados a una sociedad de desempleo o de todavia más trabajo precario?

Advertisements

Comentarios

Un ejemplo del futuro robótico e impersonal que nos espera — 2 comentarios

  1. El futuro se ve feo hasta para los robots, sino trabajamos no tenemos dinero, sino tenemos dinero no consumimos, sino consumimos los robots no trabajan tampoco, en general todos jodidos

  2. Pues nada enhorabuena al dueño del Hotel y a todos los que le sigan, se van a hacer de oro. El problema es que tal vez algún día, no tengan clientes. Lo mismo son robots dichos clientes….