Desde China con terror

Desde luego China es la máxima expresión del Capitalismo de Estado jamás vivida por el ser humano, primero fue la Unión Soviética pero no llegó a los niveles de desigualdad y maltrato humano al que están llegando el Gobierno Chino, mientras su macro- indicadores económicos están en verde fuerte la traducción a la realidad vital del país es miserable y penosa.

Las brechas sociales entre pobres y ricos son espeluznantes, una economía megaconsumista de recursos de todo tipo que contrata y acapara por el mundo gracias a convenios bilaterales de lo más desequilibrados, muchos de ellos celebrados con dictadores a los que surten de armas y tecnología  tras firmar el convenio de de materias primas de rigor, vamos que han aprendido lo peor de USA y la URSS.

La riqueza China es vilmente repartida según criterios políticos, se manejan los impuestos a capricho, las condiciones laborables próximas a la explotación de principios del siglo XX, la inflación se les va de las manos, los recortes de los créditos asolan sectores, las vejaciones a los Chinos que vienen del medio rural en pleno éxodo hacia la ciudad industrial está siendo dantesco, son tratados peor que a los perros.

La inequidad social tiene su reflejo en la inequidad jurídica, un sistema a caballo entre la dictadura más decimonónica y el capitalismo más salvaje, como hemos visto en la TV  la indemnización por atropellar a una niña vale 600-1.000 euros  con lo que queda bien a las claras que la vida de una persona vale calderilla.

Además poseen un sistema económico en circuito cerrado de capitales, es decir banco público financia a empresa pública con el dinero de los ahorradores, y cuando es para iniciativa privada el banco público vende dinero mucho más caro y el consumo interno baja considerablemente para beneficiar claramente la exportación de todo al precio más barato.

En fin el resultado es uno economía sobresaliente y derechos humanos muy deficiente, China está creciendo sin generar riqueza, no crece, engorda y cuando se engorda se corre mucho riesgo de explotar, si un Chino quiere vivir tiene que emigrar esa es la salida que le da el sistema, recuerden que algo de esto muy parecido vivió Japón del 82 al 90  el nikkei subió de 7000 a 40.000 y desde hace 21 años seguidos no ha hecho más que bajar para volver a ver los 7000.

Para muestra de la opacidad y fácil manipulación del mercado financiero Chino se ha descubierto una red de lo más vulgar pues compraba barato y luego con la intervención de distintos analistas en distintos medios encarecían esas acciones ya que estos al recomendar comprar las encarecían, el Regulador Chino siguió la pista y pudo detener el fraude ahora falta saber si esta red es solo la punta de iceberg en un mercado tan propenso al fraude dado que si se tiene padrino en el poder se duda mucho que el Regulador Chino tenga nada que hacer.

Conclusión China es un cocktail molotov, una pompa de jabón ya que está haciendo las cosas muy pero que muy mal, el no transformar los logros económicos en logros sociales, el seguir políticas caducas de clientelismo entre el poder y la empresa el tener al  soborno, el chanchullo y al  abuso como herramientas sistemáticas solo nos va a traer malas consecuencias, luego que nadie llore cuando el sueño chino actual se convierta en pesadilla, siempre nos pasa igual, cerramos los ojos y miramos para otro lado cuando todo va bien y cuando la burbuja estalla todos son los culpables menos nosotros.

Advertisements