Dermoestética, una empresa que se ha ido por el inodoro del mercado

DERMO-26-MARZO-2012-510x351% - Dermoestética, una empresa que se ha ido por el inodoro del mercadoLa otrora líder de la cirugía estética que nos anunciaba tanto pochotes como culotes de ensueño tanto para las mujeres que se los iban a instalar como para los hombres que se supone que los iban a usar porque desde luego muchos de sus anuncios eran un atentado contra el sexo femenino, se ha ido diluyendo rumbo a cero.

Esta empresa llegó a superar 12 euros en el techo del 2007 donde imaginamos que al calor de la bonanza y los créditos baratos las operaciones se hacían en masa, hoy tras estos años de crisis su cotización no acaba de tocar fondo y ya desde su techo comentado descapitaliza un 97% cotizando a un tercio de euro en los 0.35.

Desde luego servidor no sabe que es de CORP. DERMO y si ni siquiera está trabajando en el sector como antes lo hacía pero su caída desde luego no solo refleja la crisis de la belleza, también el de sus fundamentales porque aparenta estar más cerca de una sucursal que de cualquier tipo de recuperación seria o fin de ciclo bajista, su indicador de fuerza en mensual se haya hundido y no refleja si quiera que el valor contenga vida inteligente y volumen de negociación está totalmente seco desde mediados del 2008.

En fin, un zurullo de valor solo apto para trading, para apuestas a beneficio de inventario, o jugársela al todo o nada ya que de vez en cuando da un respingo, lo único bonito que se me ocurre comentar es que ya para perderlo todo un señor que  comprara en máximos solo le queda un 3%, pero claro de 0.35 a 0.1750 se pierde lo mismo que de 10 a 5 euros.

Digo esto último por los yonkis de la adrenalina que gustan y se pirran por este tipo de valores que de estar en la gloria están en el lodo porque claro, como antes dije un simple despuntillo al alza reportaría dos dígitos de rentabilidad de forma inmediata, pues cada uno que haga lo que quiera con su dinero, desde luego estos valores en Bolsacanaria no los recomendamos a nadie y nunca operamos en ellos.