Clase de barrio sésamo: preso político vs político preso

Definamos y entendamos quien es un político:

Un político es una persona que se dedica a realizar actividades políticas. Existen diversas acepciones del término:

En primer lugar se refiere a personas vinculadas a la administración pública; se considera que un político es toda persona afiliada a un partido político y que ha sido elegida o nombrada para tareas asociadas a organismos, asociaciones o instituciones públicas.
En segundo lugar un político puede referirse a cualquier persona afiliada a una asociación o grupo que desarrolle actividad partidaria, con independencia de si ostentan o no algún cargo público.
En países no democráticos o con problemas de representatividad, algunas personas desarrollan actividades políticas al margen de la administración, llegando a convertirse en presos políticos.
En la mayoría de países el ordenamiento jurídico considera a los políticos elegidos o nombrados como representantes del pueblo en el mantenimiento, la gestión y administración de los recursos públicos. Dicho ordenamiento considera que un político debe velar por el interés general de los ciudadanos y mantenerse dentro de una ética profesional de servicio al pueblo y no hacia sí mismo. La corrupción, la demagogia, el sectarismo y la incompetencia son males que afectan en mayor o menor medida a la clase política de la mayoría de países.

Es un miembro formalmente reconocido y activo de un gobierno, o una persona que ejerce influencia sobre el modo en cómo una sociedad es regida, por medio del conocimiento sobre las dinámicas sociales y el ejercicio del poder. Esto incluye a las personas que ostentan cargos con poder de decisión en el gobierno, y a aquellas que buscan obtener tales posiciones, mediante elecciones o por designación o nombramiento, o a través de una revolución, golpe de Estado o fraude electoral.

Ahora definamos y entendamos que es un preso:

Del lat. prensus, part. pas. de prehendĕre ‘coger’, ‘arrestar’.

Adjetivo diicho de una persona: Que sufre prisión

Entonces que entenderíamos por “político preso” :

Aquella persona quien una sociedad o comunidad o ciudadanía local o nacional reconoce como político y este tras ser detenido o reclamada su presencia ante un juez  y este a la vista de la legalidad vigente y en base a los códigos de los distintos derechos  determina que la gravedad del hecho punible hacen obligatorio el ingreso en prisión con o sin fianza del acusado.

Ejemplos de políticos presos pues todos aquellos  como por Bárcenas que se benefició  “presuntamente” de la corrupción o de tramas  para obtener beneficio propio. Cuando la sentencia sea en firme será retirado el calificativo de presunto, pero cuidado aún siendo presunto fue a prisión.

Entonces que entenderíamos por “preso político” :

Aquella persona quien una sociedad o comunidad o ciudadanía local o nacional reconoce como político y este es detenido y enviado a prisión por el aparato policial  y/o judicial al servicio del interés del régimen instalado en el poder sin más hecho punible que profesar o manifestar ideas o una ideología que atente en cualquiera de sus formas contra el sistema de gobierno  establecido.

¿Los representantes de la ANC y OMNIUM son “presos políticos” del Estado español?

No, han sido citados ante un juez por unos hechos punibles y este a luz de sus declaraciones y contrastada contra la información  de la investigación practicada, su Señoría entiende que ha habido delito grave con penas de prisión de 8-10 años por no ser representantes políticos, si lo fueran , la pena sería aún mayor además tal delito: la sedición está  tipificado en los códigos penales del derecho español y por lo tanto enviados a prisión sin fianza hasta nueva disposición.

Ahora bien, si se demuestra o demostrase , verificara o verificase que el poder judicial incurrió en prevaricación entendiendo a esta como:

La prevaricación, o prevaricato, es un delito que consiste en que una autoridad, juez u otro servidor público dicta una resolución arbitraria en un asunto administrativo o judicial a sabiendas de que dicha resolución es injusta y contraria a la ley.1​ Es comparable al incumplimiento de los deberes del servidor público.2​ Dicha actuación es una manifestación de un abuso de autoridad. Está sancionada por el derecho penal, que busca la protección tanto del ciudadano como de la propia Administración. Para que este delito sea punible, debe ser cometido por un servidor o juez en el ejercicio de sus competencias.

La misión de los jueces es la de aplicar el derecho vigente al caso concreto. El ejercicio de esa función se denomina «jurisdicción», es decir, la esfera o el ámbito en el cual se puede desenvolver un funcionario judicial. Cuando un juez se aparta voluntariamente de la aplicación del derecho al caso concreto comete un delito del derecho penal que se denomina prevaricato)

 O si se demuestra o demostrase , verificara o verificase que el poder judicial incurrió en cohecho con el Estado entendiendo cohecho como:

El cohecho o también conocido como soborno, en el ámbito del derecho, es un delito que consiste en sobornar (en este caso valdría demostrar presión del gobierno al juez o pacto entre el judicial y el ejecutivo)  a una autoridad o funcionario público mediante la solicitud de una dádiva a cambio de realizar u omitir un acto inherente a su cargo.

Entonces y solo entonces pasarían de políticos presos a presos políticos

Conclusiones:

  1. Por el momento España es un país democrático, social y de derecho, monarquía constitucional y  no es una dictadura.  El Gobierno ha sido elegido en las urnas pudiendo fiscalizar su actuación el resto del arco parlamentario cuando en sesión parlamentaria corresponda y por supuesto sujeto al imperio de la Ley y la Constitución.
  2. Por el momento los señores representantes de la ANC y OMNIUM son “políticos presos” y no “presos políticos”.
  3. Por el momento lo que necesitan los acusados y encarcelados son abogados que demuestren su inocencia o la  prevaricación/cohecho del juez en cuestión y convertir en presos políticos a dos representantes de asociaciones culturales.
  4. Por el momento NO HAY PRESOS POLÍTICOS EN ESPAÑA por que si los hubiera todos los representantes del separatismo catalán estarían en la cárcel desde el PdeCat hasta la CUP.
  5. Por el momento la movilización de los catalanes en pro de la libertad de los detenidos y enviados a prisión es producto de la campaña orquestada por el movimiento independentista actual para utilizar al pueblo catalán como arma, además tratar de vender a España de cara al exterior como una dictadura bolivariana o ucraniana es una falta de respeto total y absoluta primero a la verdad y luego a la sociedad de este país.

Con mentiras, falacias, manipulaciones  y falsedades la demanda independentista catalana está condenada al fracaso y a la pérdida total de su credibilidad presente y futura tanto dentro como fuera de España, aparte de hacer un daño social y económico del que nos vamos a resentir catalanes y españoles. Todos.

Nadie quita y da razones, esto no es problema de buenos ni malos, ni de ciertos ni de equivocados. La legalidad exige unos conductos imponer otra legalidad para saltarlos no es la vía en una democracia, eso lo justificaría una dictadura o la explotación de un país y España no se encuentra en esos supuestos. Tratar de convertir en represión política y social a todas las herramientas que al Estado español la Constitución le otorga nos parece simplemente utilizar a la ciudadanía  en beneficio propio. Solo habría que preguntarse ¿cómo se defendería la república independiente de Cataluña si una de sus provincias quisiera escindirse  de ella para formar república propia o re-anexionarse de nuevo a España?  ¿no sería la misma carta constitucional de la República catalana quien lo impediría?

El diálogo es posible siempre y cuando las partes estén dispuestas a ceder para el encuentro en la intersección de la racionalidad, independencia  si o si y todo dentro del marco legal constitucional son incompatibles como premisas para a partir de ahí negociar lo demás.

El movimiento separatista catalán debe hacer una carta pública al Estado español ya que no quiere ir al Congreso y tiene cerrado su Parlamento  para que todos sepamos lo que consideraría justo alcanzar en una negociación, si de verdad es justo y a realizable con daños colaterales asumibles  los primeros en estar de acuerdo podríamos ser los españoles con los catalanes e incluso formar legión con ellos para ejercer también presión sobre el Gobierno, la Ley nunca puede ser el escudo de los políticos, los políticos tienen el deber y la obligación como representantes del pueblo a modificar, revisar , cambiar y derogar leyes para dar satisfacción o solución a problemas de todo tipo a quienes afecta.

fuente: elaboración propia y Wikipedia

Los comentarios están cerrados.