Recompras de acciones: bueno para el accionista malo para el trabajador

NEW YORK TIMES

Entre 2008 y 2017, 466 de las compañías del S&P 500 gastaron alrededor de $ 4 billones en recompras de acciones , lo que equivale al 53 por ciento de las ganancias. Un 40 por ciento adicional de las ganancias corporativas se destinó a dividendos. Cuando más del 90 por ciento de las ganancias corporativas van a recompra y dividendos, hay razones para preocuparse.

Esta práctica de autoindulgencia corporativa no es nueva, pero ha crecido enormemente. Impulsada por la reducción de impuestos de Trump, en 2018, las corporaciones de los Estados Unidos recompraron más de $ 1 trillón de sus propias acciones, una cifra asombrosa y la cantidad más alta autorizada en un solo año.

Esto se ha convertido en un problema enorme para los trabajadores y para la fortaleza a largo plazo de la economía por dos razones principales.

Primero, las recompras de acciones no benefician a la gran mayoría de los estadounidenses. Eso es porque los grandes accionistas tienden a ser más ricos. Casi el 85 por ciento de todas las acciones de propiedad de los estadounidenses pertenecen al 10 por ciento más rico de los hogares. Por supuesto, muchos ejecutivos corporativos son compensados ​​a través de un pago basado en acciones. Entonces, cuando una empresa vuelve a comprar sus acciones, aumentando su valor, los beneficios van abrumadoramente a los accionistas y ejecutivos, no a los trabajadores.

En segundo lugar, cuando las corporaciones destinan recursos para recomprar acciones a esta escala, restringen su capacidad para reinvertir las ganancias de manera más significativa en términos de I + D, equipos, salarios más altos, licencias médicas pagadas, beneficios de jubilación y capacitación de trabajadores.

No es una coincidencia que, al mismo tiempo que las recompras de acciones y los dividendos corporativos hayan alcanzado niveles récord, el salario medio de los trabajadores promedio se haya mantenido relativamente estancado. Demasiados trabajadores han visto a los ejecutivos corporativos sacar provecho de las recompras de acciones corporativas mientras se les entrega una hoja rosa.

Todo el artículo

Gráficos para que todos entendáis como las empresas en los últimos años se han auto-engordado , lo esperado era que terminada la QE cayeran en picado las recompras de acciones propias pero ya veis que no, todo lo contrario:

recompra-de-acciones-7% - Recompras de acciones: bueno para el accionista malo para el trabajador recompra-de-acciones-5% - Recompras de acciones: bueno para el accionista malo para el trabajador recompra-de-acciones-4% - Recompras de acciones: bueno para el accionista malo para el trabajador recompra-de-acciones-3% - Recompras de acciones: bueno para el accionista malo para el trabajadorrecompra-de-acciones-1% - Recompras de acciones: bueno para el accionista malo para el trabajadorMi conclusión es que perfectamente un trabajador de una firma cotizante en un mercado financiero o sector mercantil puede estar viendo como su empresa gana más año tras año y su nómina no reflejar en nada tal incremento de beneficio. Por lo tanto no sería malo legislar qué puede y no puede hacer una empresa con su beneficio, este debe ser repartido entre los dueños, los trabajadores y los accionistas.

Perfectamente e una empresa que ha subido cientos por cientos tiene trabajadores en plantilla de hace años que seguro igual no llega al 15% -20% su aumento salarial mientras la empresa en el mismo periodo se ha revalorizado un 150%-200%. Y vamos si el empresario no quiere pagar nóminas en función de la productividad y el beneficio, que las recompras de acciones sean en parte redistribuidas  para todos los trabajadores, eso genera implicación y eficiencia. Ser trabajador y accionista hace sentir más responsables a los operarios.