La renta fija se está poniendo imposible «también»

La renta fija se está poniendo  imposible «también»

FUNDSPEOPLE.COM

Los monetarios comienzan a ser una especie en extinción a medida que se reconvierten en estrategias de renta fija a corto plazo.

Y es que crear un vehículo de renta fija libre de riesgo ha pasado de ser una tarea titánica a directamente imposible sin garantizar al partícipe una rentabilidad negativa. Los yields negativos se están extendiendo incluso al terreno del crédito, como se aprecia en el gráfico que aportan desde M&G.

E inevitablemente tiene su impacto en la construcción de las carteras. La renta fija tradicionalmente ha sido una herramienta para proteger, para mitigar caídas en la renta variable. ¿Sigue siendo válida esta máxima? Es una cuestión que se plantean cada vez más gestores.

“La caída dramática en los rendimientos de los bonos del gobierno este año, que ya ha llevado a casi un tercio de los bonos globales a territorio de rendimiento negativo en un momento, plantea serias preguntas sobre su papel en la asignación estratégica de activos”, comentaban en un análisis reciente el equipo de BlackRock Investment Institute. Los bonos del gobierno han jugado tradicionalmente cuatro roles en carteras: el retorno (vía income o ganancias de capital), una percepción de que es un refugio seguro, liquidez en salidas forzosas del mercado, y para algunos una necesidad de requisitos de capital y regulatorios. Pero que hayan dado buenos retornos en el pasado no significa que lo seguirán haciendo en el futuro.

bonos-corpartivos-en-negativo% - La renta fija se está poniendo  imposible "también"

fuente

Personalmente Señores pienso que los paradigmas están cambiando a todo tren, nada es como antes, nada funciona como antes y los criterios de antes para proyectar el futuro tampoco están funcionando, ha fenecido o muriendo una forma de hacer gestión basada en el ciclo o la estación como en la agricultura, ahora si se puede comer naranjas en verano y sandía en invierno, o todo el año tener de todo gracias a los invernaderos donde se cultiva a la temperatura que necesite cada producto de la tierra pasa más o menos lo mismo en los mercados, han desaparecido los plazos temporales y muchos analistas fundamentales y/o «value» no se han enterado aún e invierten fondos y capitales de terceros como agricultores las cosechas. Es como si las estaciones en vez de cuatro hubiesen dieciseis por lo tanto podemos estar en todos los mercados y en las dos direcciones del precio y a todos los plazos. La bolsa no nos la complica ella, la complicamos nosotros con nuestra falta de sentido de realismo primero y de adaptación después.