Las manos institucionales aflojan alforjas de renta variable

Las manos institucionales aflojan alforjas de renta variable

No podemos ser más simples : MIEDO A UNA RECESION ECONÓMICA GENERALIZADA tanto en área euro como dólar. Eso si siempre está la opinión contraria cuando  el dinero entra en bolsa a niveles máximos tras una prolongada subida porque se viven días de vino y rosas muchos sabemos que hay que coger carretera y manta, y cuando lo contrario el dinero hace máximos de salida de capitales del mercado es señal inequívoca que hay que entrar en ellos.

En este gráfico se ve claramente el estado emocional de los gestores de fondos o manos institucionales, y si ellos están así con todo lo que saben imaginad el resto de los ahorradores e inversores más perdidos que un pingüino en el desierto. Eso si, no se engañe nadie, ningún gestor de fondo le dirá a su cliente reduzca su fondo, liquide una parte, abra una posición de cobertura, haga beneficios, no amigos no , eso es tabú, al cliente no se le dice nada de nada que hay que seguirle facturando. Muchos gestores como quien oye llover, no harán absolutamente nada por sus clientes aunque de una recesión se pase a una depresión económica.

Lo que si nos cuestionamos y mucho es donde van a meter el dinero aligerado a los fondos porque vamos viendo el panorama la misma liquidez está altamente penalizada, la renta fija tan problemática como la variable, las commodities han retrocedido, el oro no está funcionando como nada, las criptos están en mínimos y dando más miedo que vergüenza y se están quedando para traders, reiteramos tener el dinero a la vista se paga a un -10.2% en España y a un -9.1% en EEUU  ¿donde van  a meter la liquidez las manos institucionales? porque solo quedaría la Deuda Pública de todos los activos financieros habituales porque el Real State/inmobiliario emite señales de agotamiento por el peligro que le supone el aumento de tipos.

Si la encuesta global muestra este panorama sombrío, el sondeo de Bank of America entre los gestores europeos es aún más demoledor, puesto que el 86% de los encuestados teme que se va a producir una recesión en los próximos doce meses en el Viejo Continente, un porcentaje que ha aumentado considerablemente desde el 54% que lo creía en junio.

Este empeoramiento de las expectativas se debe a que el 43% de los gestores asumen que el shock en los precios de la energía implicará una pérdida significativa de la capacidad de crecimiento de las compañías, mientras que el 69% de los encuestados considera que la destrucción de demanda será el principal motivo de preocupación para los próximos meses.  GRAFICO Y ESTE EXTRACTO

 

Advertisements