La alimentación también aplica el efecto cohete-pluma a los precios

La alimentación también aplica el efecto cohete-pluma a los precios

IPC España de 0%  a 10,8% en dieciséis meses, la culpa ya sabéis covid, putin y crispación política de la derecha. Ciertamente así era pero según avanzaba el año y  disminuía precios de energías, materias primas y commodities agrícolas esenciales  vemos con estupor que los precios no bajan los de los carburantes apenas nada y ahora encima pues los dueños desde grandes superficies a pequeñas tiendas de ultramarinos barriales pues no bajan sus precios dado que han visto un buen filón en la excusa de la inflación.

Es tan evidente esto que en encuestas aún los propietarios de establecimientos tanto de suministro de energía como de alimentación usando los mismos argumentos que cuando los precios se disparataron al alza en el primer trimestre.

A los carburantes les están bajando el precio céntimo a céntimo y de muy mala gana pero para subir  de diez céntimos en diez céntimos sin contemplaciones de un día para otro e incluso en el mismo día.

La cesta de la compra es más cara que nunca pero los precios que estaban detrás de la inflación han bajado, diríamos pues que a día de la fecha habría que sumar más empresas al impuestazo por beneficios extraordinarios gracias a la inflación e introducir en ella a la alimentación.

Si con las bajadas de precios de commodities y subidas de tipos no se puede estrangular a la inflación vamos a tener que recurrir a la la recesión a ver si así con una caída del consumo los suministradores de energía y alimentación bajan los precios para poder vender, para las familias de rentas justas que es una clase social de toda la vida ya que no se puede considerar media ni tampoco baja porque no son pobres de necesidad pero tampoco llegan a final de mes y mucho menos capacidad de ahorrar alguna, es más suelen vivir del crédito que les facilita el banco vía tarjeta para considerarlas clase media.

Nosotros entendemos por clase media aquella que cubre todos sus gastos corrientes y tiene capacidad de ahorro para imprevistos  o para gastos futuros tanto personales como familiares incluida la inversión inmobiliaria o mobiliaria.

La clase de rentas justas está cayendo en masa a las rentas bajas y por lo tanto hasta tienen que reducir su régimen básico diario para poder subsistir, y lo malo que en este país. en este contexto económico y con este gobierno cada vez son más, España es de los países que aún no se ha recuperado a niveles de antes de la pandemia y encima es de los países que más presión aplica a la población.

Desde luego el indice de miseria español sigue igual de mal lo que recuperamos en empleo lo perdemos por IPC ergo estamos igual de mal.

 

Advertisements