Verdades incómodas de saber

Ya se está rulando un programa basado en IA donde el sistema es capaz de pronosticar el tiempo de vida que nos resta por vivir dando una serie de parámetros sencillos nada complejos, puede resultar morboso tratar de saber cuando vamos a fenecer, desde luego esto no tiene la más mínima trascendencia social ni individual pensará usted. Se equivoca de parte a parte, si piensa eso usted es más tonto de lo que suponía por la parte alta.

Este programa en manos de técnicos de la red sanitaria puede ser un mecanismo de eugenesia programada para la regulación de la población, nos venden un programita estúpido que con unas pocas respuestas a unas preguntas básicas nos dice lo que vamos a vivir teóricamente con un grado de fiabilidad del 80% según dicen los que lo hicieron y testaron.

Ahora coja el mismo programa e introduzca análisis de sangre, orina y algunos especiales y la IA dirá con mayor exactitud y mayor probabilidad subiendo del 80% al 99% cuanto tiempo le queda por vivir ¿le atenderán igual a usted si le quedan dos décadas que un año según este software ? ¿se gastará dinero la seguridad social en operar si sabe de antemano que usted tiene los días contados y nunca mejor dicho?  ¿le dispensará costosísimos medicamentos igual a un niño que a un jubilado?

La IA tiene como todo una cara B , como Internet … un día se abren las puertas de par en par a una nueva tecnología de la información y claro pasa lo bueno y también lo malo, pasan páginas que nos ayudan a vivir, estudiar, trabajar,  progresar o divertirnos pero también pasa el porno, la ludopatía, las sectas, las ideologías radicales y todo tipo de basura intelectualoide. No se le puede poner puertas al campo, no se puede poner alguien en la puerta de internet o de la IA a decir tu si pasas , tu no pasas porque si se hace se buscará la forma de entrar colándose de cualquier sibilina manera.

La IA también prestará un servicio inestimable a los gobiernos para ejercer su control social total, sumen la CBDC a la IA más la big data que generamos por internet y no escapa ni el Tato. Ni tendremos nada ni seremos felices, seres suscriptores a todo a cambio de intercambiar dígitos de una cuenta. No hará falta comprar solo suscribirse y se nos dará de todo , viviremos para tener dígitos con lo que suscribirnos a lo que necesitemos porque no podremos suscribirnos a lo que está fuera de nuestras necesidades particulares. Bueno si, según status claro. Unos podrán mucho, otros menos, otros poco y la mayoría lo justo y necesario.

El problema del mundo no es que estemos creando un leviatán , es que estamos creando varios más por si uno falla y no puede comernos a todos … la tecnología se nos ha ido de las manos y todavía no hemos llegado a ser capaces pintar una cueva con nuestras manos manchadas de barro. Cada generación es más ignorante que la anterior pero paradójicamente está mejor formada. Cualquier crio de  bachiller antes de la guerra civil española le daba mil vueltas a uno de hoy, pero el de hoy tiene pc, tablet y móvil.




PUBLICIDAD (google adsense)