APERTURA: EL BANDERAZO DEL RALLYE TIENE QUE DARLO NUESTRA BANCA

Si nuestros grandes Bancos no tiran de nuestro Ibex no vamos a ir a ningún sitio lejos y si Europa sube volveremos a ser su farolillo rojo, con lo que seríamos los que más bajamos en la bajada y los que menos recuperamos en la subida. Así que a ponerle velas a nuestra señora del puño y a de la chaqueta de pana.

La semana pasada lo hicimos MUY BIEN y logramos pese a los mil ataques de las piratas descalificadoras cerrar por encima de 8900 puntos, con una Banca muy parca y tacaña en plusvalías, esta semana tiene que confirmar si se une a los que creen que vamos a asistir a un buen trimestre final del año o se une a los profetas y catastrofistas que ven la inminencia del fin de los tiempos en nada.

La Salgado dice que cerraremos bien el año o al menos sin recesión que ya es bastante para la que llueve, pero el tema empleo no lo vemos del todo claro por mucho que nos diga el PP que va a poner a trabajar a todo el país, el Estado se tiene que quitar gente de encima, la Banca también, las empresas reducen y optimizan plantillas tanto si lo necesitan como si no ya que la crisis les vale como excusa despiditoria, pues a ver de qué curra el personal.

A muy corto plazo lo que está claro es que el sistema financiero quedará reestructurado y refinanciado, y la Unión Europea creará leyes para que lo que hoy pase no pase más, y si pasa que no toquen ni a las puertas del BCE ni del ECOFIN, por Alemania ya están un pelín hartos de todo y para estar subvencionando economías desestructuradas mejor cada uno por su lado.

Pues nada viendo los futuros esperamos mañana una apertura ligeramente alcista, plana a lo peor y seguimos manteniendo que todo lo que sea cerrar por encima de 8800 es seguir bien dentro de lo que cabe. En los próximos días creemos que se va a hablar del core capital es decir el porcentaje de recursos propios que debe poseer cada Banco que francia y alemania quieren elevar del 5% al 9% y eso me parece que solo se puede llevar a cabo inyectando Eurina a presión por parte del BCE.

 

Advertisements