Mal humor salmón 28 de abril

Mientras los periodistas de carrera y los que no hicieron ni la carrera  se dan de leches en los platós de TV , radios y otros que no saben ni donde tienen la nariz van a vomitar lo que piensan siempre haciendo proselitismo o apología de algo o alguien o de si mismos en  redes sociales, hay otros periodistas que los matan allí donde hay un conflicto o un asunto que debería conocer la sociedad para construir un mundo mejor.

Mientras en la campaña por Madrid sale en todas partes a todas horas donde ya no se debaten  ni ideas ni programas sino de a qué frente se pertenece  si del demócrata o el fascista , si del libertario o el comunista porque se ha llegado a tal  grado de desquiciamiento político que dan todos vergüenza ajena.

Mientras como digo dos periodistas de raza perdían la vida en Burkina Faso porque trabajaban para dar luz al trabajo de esta país contra la lacra de la caza furtiva, fijaos por qué y dónde  Roberto Fraile y David Beriaín encontraron su final como seres humanos primero y profesionales, y aquí se están peleando a ver quien representa más a la  democracia y a la libertad.

Los periodistas de este país se lo tienen que hacer mirar y apartarse de la política para acercarse a la realidad, de  la realidad de los problemas de los españoles se habla siempre deprisa y corriendo porque lo importante es dejar al otro por rojo o por facha para que le voten menos que a él o a ellos porque esto va ya de frentes y tras las elecciones corren a cambiar voto  por escaños.

Los debates televisivos a cuatro, cinco, seis está visto que son un fracaso, sabríamos más de sus programas si cada día se le da a cada uno media hora para que nos haga un resumen de su programa electoral y un grupo de expertos les hagan las correspondientes preguntas para ver la viabilidad del mismo porque los políticos son muy amigos de decirnos que nos van a llevar a la luna pero no nos enseñan el cohete porque si lo vemos seguro que nos nos montamos en él.

Descansen en paz con el agradecimiento eterno de los españoles que no están en la inopia ni embutidos en barricadas, ni tienen en su frente las siglas de partido alguno,   porque ahora la crispación es el gran negocio del político en campaña,  gracias a ella muchos seguirán cobrando un sueldo público por la cara sin hacer nada porque para hacer las cosas ya están los asesores, ellos solo tienen que ir a dar el si o el no y poner la mano a fin de mes.

Esto no es una opinión personal, es una opinión social que expresa el barómetro del CIS nueve de cada diez españoles no cree en los políticos, lo cual implica que vivimos en una total degeneración del sistema y que esta gente está parasitando el erario público de manera estentórea.

No le voy a decir válgame Dios lo que tiene que votar nadie pero si me atrevo a decir que un correctivo para empezar a cambiar la situación es votar en blanco aquel que no tenga filia o afiliación por un determinado partido o frente político, el voto será masivo porque ellos no han hecho campaña electoral sino una batalla campal donde ahora el ciudadano madrileño el 4 de mayo próximo  tiene que decidir quien ha ganado el combate.

Advertisements