El mercado se pone difícil

Aquí tenemos al Dax , los penúltimos y últimos mínimos en gráfico, los de hoy incluso ya por debajo de los de enero no creemos que sean de los fiables o más bien trampas para cazar a cortos  dado que no han bajado al nivel de los de enero.

Es difícil decidir si le hacemos caso al precio o al indicador cuando el primero nos dice vender y el segundo comprar. Es lo que tiene cuando los gráficos amenezan con romper soportes importantes. En EEUU sus bolsas pueden caer lo que quieran y más para eso lo han subido y corregir el 38,2% de todo lo subido entre marzo 2020 y enero 2022 es jauja. En Europa un palo.

Ya comentamos en su momento que si Wall Street perdía mínimos de octubre de nuevo Europa perdería mínimos de diciembre por lo tanto tampoco sería para salir corriendo como alma que lleva el diablo del mercado. Eso si, lo responsable es abrir coberturas cuando menos (aunque se pierda dinero en caso de repentino rebote por lo que sea ) y los perfiles más agresivos que se jueguen el bigote con la volatilidad.

El peligro a partir de hoy probablemente sean los algoritmos como contabilicen entradas masivas de cortos estos van reaccionar ordenando al sistema una entrada indiscriminada de dinero, así pues, si a la misma hora y minuto todo gira a la vez ya sabéis por qué es. Vayáis a confundiros y creáis que está entrando dinero de inversores como si fuera una única mente global que abren largos todos desde Nueva York a Tokyo en el mismo momento. Que los mercados amigos están teledirigidos por software no por la oferta y demanda.

Advertisements