El caos aéreo persiste y en agosto posiblemente más

El caos aéreo persiste y en agosto posiblemente más

La huelgas en el sector aéreo se producen  cuando más daño hacen para aprovechar la ira del viajero contra la empresa y a favor de los demandantes de mejoras salariales, laborales y contractuales.

Esto a países como España , Italia, Grecia y también Portugal , vamos los PIGS como nos llaman en Europa nos parten por la mitad, el turista se ve sin vuelo ,  con todos los gastos prepagados y sin saber qué hacer tirando en un aeropuerto o él o su equipaje. Los que salieron tras dos años sin vacaciones ahora se encuentran sufriendo un cuello de botella donde huelgas del personal de cabina/pilotos  y faltas de personal de tierra producen un colapso de estos de tal desquicie que es para dejarlo todo por banda e irse a casa otra vez, porque acudir a los servicios de atención al cliente es perder el tiempo, la empresa porque no se hace cargo de nada más que de decir cuando podría salir un próximo vuelo, los hoteles porque qué van a hacer que de ellos no es la culpa, las devoluciones de dinero son imposibles.

Vamos que de un verano de ensueño se convierte en una pesadilla cuando en los tableros electrónicos de los aeropuertos de pronto empiezan a aparecer los DELAYED y CANCELLED. De este caos sale directamente perjudicada España.

Vuelos cancelados. Líneas largas. Huelgas de personal. Equipaje perdido. 

¿Suena familiar? El caos que afecta a muchos de los principales aeropuertos de América del Norte y Europa desde el verano no ha disminuido mucho, y los medios de comunicación y los usuarios de las redes sociales siguen informando sobre hordas de viajeros impacientes y montañas de maletas extraviadas.

 
Solo esta semana, la aerolínea alemana Lufthansa canceló casi todos sus vuelos en Frankfurt y Munich, dejando varados a unos 130.000 viajeros debido a una huelga de un día de su personal de tierra que estaba en huelga por mejores salarios.  

El Aeropuerto Heathrow de Londres y el Aeropuerto Schiphol de Ámsterdam, dos de los centros de viajes más grandes de Europa, redujeron su capacidad de pasajeros y exigieron que las aerolíneas cortaran los vuelos dentro y fuera de sus aeropuertos, lo que enfureció tanto a los viajeros como a los gerentes de las aerolíneas.

Las aerolíneas en los EE. UU. también cancelaron y retrasaron decenas de miles de vuelos debido a la escasez de personal y problemas climáticos. 

Las aerolíneas culpan abiertamente a los aeropuertos y los gobiernos. El lunes, el director financiero de la aerolínea europea de bajo costo Ryanair, Neil Sorahan, se quejó de que los aeropuertos “tenían un trabajo que hacer”

FUENTE

Advertisements