Creer en pensiones a partir del 2025 es como creer hoy en los Reyes Magos

No se engañe, no se lleve las manos a la cabeza tras leer este articulo, el objeto del mismo no es calentársela ni agitársela simplemente que mueva lo que tiene dentro entre la frente al norte, la nuca al sur, y al este y oeste cada oreja, a ver si por un casual le restan neuronas disponibles con las que al menos usted pueda tener una solución mejor que la masa cuando ocupemos el lugar más alto de la edad de la población.
La pregunta que se ha de hacer es esta ¿por qué puede pagar “hoy” el Estado pensiones, subsidios y prestaciones? la respuesta es aplastantemente fácil puede pagarlas porque “hoy” la masa activa generadora es mayor que la masa pasiva perceptora, el Estado simplemente se limita a “ordeñar” a través de sus sistemas fiscales recaudadores a la primera masa para luego redistribuirlo sobre la segunda.
Bien, la siguiente pregunta que se ha de hacer es ¿podrá el Estado pagar “mañana” pensiones, subsidios y prestaciones? la respuesta es aplastantemente fácil, NO, no podrá pagarlas ya que la masa pasiva perceptora será mayor que la masa activa generadora, tan sencillo como un simple diferencial, como si se tratara de Patrimonio = Activo – Pasivo.
Ahora pasemos a la siguiente pregunta que se ha de hacer ¿si “mañana” el Estado no va a poder pagar pensiones, subsidios y prestaciones tal como las conocemos hoy cómo hará para reconducir la situación? La respuesta ya es más compleja pero fácil también de explicar porque en realidad el sistema de protección social es un organismo vivo y por lo tanto sujeto a ciclo.
Me explico, la protección social sabe que va a fenecer (en los términos que la conocemos hoy reitero) que es cuestión de tiempo porque el cáncer que padece ya está en metástasis, la masa activa entre 40 y 55 años es inmensa y cuando llegue su Jubilación teóricamente habría que mantenerla desde que deje de cotizar hasta que fallezca.
Eso matemática, estadística y científicamente no va a poder ser, no se le puede pagar una pensión a cien trabajadores jubilados con sesenta trabajadores activos y eso el Estado lo sabe y empezará ya cada vez de una forma más agresiva a tratar de allanar el problema puesto que no lo puede resolver.
Allanar el problema es tratar de que el mismo cause el menor impacto cuando empiece a azotar a la sociedad, las primeras soluciones ya la estamos casi viendo ahora mismo, el Estado como no podrá pagar pensiones va a ser lo posible e imposible para que de entrada cada vez menos trabajadores tengan derecho a ella, ejemplo, subiendo la edad para tener derecho a su percepción, de 65 se pasa a 67, luego otros Gobiernos a 70 y no le extrañe a nadie que más adelante se diga que quien esté en condición de trabajar no podrá acogerse a Pensión de clase alguna.
Otra solución que también está en ciernes es el cómputo de años trabajados, pasaremos de 15 a 20 años y luego a 25 y luego a toda la vida, según vaya conviniendo porque así el Estado recauda más y paga menos.
¿Entendéis? Si tengo que dar el premio de una rifa y resulta que me gasté gran parte del dinero recaudado de la misma para no tener que dar el premio lo que hago es endurecer las condiciones para ser merecedor de él, es decir, reduzco sistemáticamente el porcentaje de casos posibles para evitar el gasto a toda costa sea por lo civil o por lo criminal, así con el paro, con las ayudas etc …
Pero claro, así el Estado resuelve parte del problema a costa de la masa social, nosotros nos veremos con 65-70 años sin derecho a Jubilación y el Estado exigiéndonos aún ser parte de la masa activa a toda costa, pero el gasto en cobertura social no es sólo Jubilación, también está el de las bajas laborales y el de sanidad.
El Estado también sabe que no va a poder cubrir a los trabajadores y costear el gasto médico-asistencial si la masa activa sigue disminuyendo y la pasiva aumentando por el paro o por incapacidad laboral transitoria, hay que tener en cuenta que una gran masa activa que envejece las probabilidades de que un gran número de personas enfermen y no contribuyan crece exponencialmente además y si somos víctimas de crisis cíclicas suma y sigue.
Por esa vía el Estado ya está metiendo mano en el asunto, Madrid por ejemplo prima a médicos para que no extiendan bajas laborales, la Administración está “persiguiendo” a los médicos de familia por un lado para que bajo presión endurezcan el baremo para dar una baja laboral y por el otro instruyéndolos para que las concedan cuando no queda más remedio por el grado de la enfermedad del paciente.
Así pues si una empresa es una máquina recaudadora de IVA , los médicos de la Seguridad Social serán una máquina rechazadora de gasto público, y así cada estructura operativa del Estado, cada Ministerio tendrá como razón prima evitar el gasto, ganar dinero o recaudar impuestos.
En fin que caminamos inexorablemente hacia dos modelos de Gestión Pública, uno que considera al Estado del Derecho y Bienestar Social como obsoleto e infinanciable contrario al calvinismo capitalista como el norteamericano y otro social democrático, humanista que sería uno como el que gozamos hoy en Europa; pero regenerado.
Tercera vía no hay, la tercera vía es la nada, es la indefensión, es volver al siglo XIX, a costumbres ancestrales como que los padres mantienen a los hijos y a los abuelos en su casa, a los enfermos se les atiende en el domicilio y el médico que venga cuando no quede más remedio o al hospital se va si está muy grave, por daros un ejemplo, en Estados Unidos la primera causa de quiebra económica es la enfermedad.
Si aceptamos que quien enferme se incorpore a la clase social insolvente y/o indigente desde luego para nosotros es un retraso, un paso atrás, la Sanidad privada es brutalmente deficiente y cara, en España somos unos privilegiados por poder ir a un médico que nos atiende en cualquier centro de salud o Clínica, de la misma manera y con los mismos medios este en Madrid o en Jerez, en USA, al doblar la esquina puedes tener el Mont Sinai pero tu te mueres en una de la beneficencia tirado en una sucia camilla como un perro.
Podría haber una tercera vía en un futuro cuando nuestra población básicamente sea una sociedad cansada, enferma y vieja, esta vía sería la importación de personas de economías tercermundistas no como la inmigración actual, sería ya que en vez de venir ellos en patera nosotros los sacásemos de sus países en aviones y todos los gastos pagados para que una vez aquí los alojásemos en viviendas dignas para con ellos aportar a la masa activa lo que le faltase para cubrir a la pasiva.
Pero claro esto no es ni tan bonito, ni tan fácil, imaginen año 2020 el Estado por ejemplo crea líneas de trasbordo humano entre tres países africanos y España con este lícito fin basado en un supuesto quid pro quo, a los diez años pasaría lo siguiente, toda esa masa social alienígena se plantearía ¿porque van ellos a mantener el Bienestar Social de España (Europa) si nosotros somos (Africa) la clase dominante facto?
Si esto fuera así quizás fuese un ajuste de cuentas de la Historia, a ellos a Africanos y Sudamericanos les hemos robado durante siglos y siglos sus recursos y materias primas para hacernos realidad el sueño Europeo o Americano, quizás le tenga preparado el destino al tercer mundo un frio y exquisito plato llamado “venganza” ya que ellos entenderán que de lo que su tierra salió a su tierra volvió por lo que darán por cerrado un circulo que nosotros tratábamos de mantener abierto toda la eternidad.