Ventanilla del cabreado 13 de julio

Epitafio de INVESTING a Boris Johnson donde los europeos de pro tendremos que estar totalmente de acuerdo que no pasará a la historia y si Churchill fue 10 él fue 0, entró usando la demagogia, el supremacismo y el populismo y para sacarlo tuvieron que dimitir gran parte de su mismo gobierno ya que ni su propio partido lo toleraba.

Por Geoffrey Smith

Investing.com — Trombones tristes, por favor. El gobierno de Boris Johnson ha terminado, y no demasiado pronto.

Deja al Reino Unido más pobre, más dividido, menos estable y más aislado que hace seis años, cuando su nefasta influencia en la política británica comenzó en serio. Sus constantes y compulsivas mentiras -ésta ha sido la tercera vez en su carrera que ha perdido su trabajo por esa ofensa- han socavado profundamente la confianza de los británicos en el gobierno, y la del mundo en Gran Bretaña. Como resultado, el apoyo popular a su Partido Conservador ha caído de casi el 44% en las elecciones generales de 2019 a tan solo el 28% en la actualidad, más de 10 puntos por detrás de la oposición laborista de izquierdas, su peor resultado desde antes de la Gran Crisis Financiera.

Su liderazgo imprudente y arrogante en los primeros días de la pandemia llevó a que el Reino Unido tuviera un número significativamente mayor de muertes -más de 180,000 en total- que cualquier otro país europeo: una falla sólo parcialmente mitigada después por una enérgica y emprendedora campaña de vacunación.

Su proyecto favorito, el Brexit -que sólo utilizó como una herramienta con la que apalancarse en el poder- ha hecho que miles de puestos de trabajo altamente calificados y con salarios elevados emigren al continente, mientras que no se ha creado nada de igual valor, lo que ha puesto al país en un rumbo a largo plazo hacia una menor productividad y riqueza, según un nuevo estudio de la Resolution Foundation.

El Reino Unido era la segunda economía del G-7 que más crecía en 2016, antes del referéndum sobre el Brexit, que se decantó decisivamente por la salida de la UE. Pero el crecimiento se ha ralentizado desde entonces, con industrias clave como los servicios financieros y la fabricación de automóviles marchitándose antes de llevarse a cabo, la inversión disuadida por la persistente incertidumbre sobre las relaciones con la UE. No ha ayudado que Johnson decidiera este año romper unilateralmente el acuerdo que hizo con la UE (a pesar de venderlo al electorado en 2019 como “listo para el horno”).

En defensa de Johnson, los problemas que deja a su sucesor no son todos de su autoría. Él no creó la actual crisis energética que envuelve a toda Europa. No invadió Ucrania y, de hecho, ha afrontado los retos que la crisis ha planteado mejor que sus homólogos de Francia y Alemania. No es responsable de los problemas demográficos que están desviando los ingresos y el gasto nacional a favor de la generación más vieja. (Los más imparciales reconocerán que Johnson ha hecho más de lo que le corresponde para corregir el desequilibrio generacional, engendrando más hijos con más mujeres de las que pueda recordar en público).

Pero sea cual sea su responsabilidad personal, Johnson ha presidido un acelerado declive de la salud de las finanzas públicas, a pesar de haber subido los impuestos a su nivel más alto -en proporción a la renta nacional- desde la década de 1970. El déficit presupuestario estructural del Reino Unido aumentó hasta el 4.4% del producto interno bruto el año pasado, a medida que el ejército de pensionistas (en su mayoría votantes conservadores) crecía inexorablemente,mientras que el número de empleos en la economía se mantenía obstinadamente alrededor de medio millón por debajo de donde estaba antes de la pandemia.

Este MUSK está pasado de vueltas con tanto cigarrito de la risa  y payasada va y payasada viene en todo tipo de medios, está totalmente creído que puede hacer lo que le venga en gana porque él lo vale. Pues se puede llevar un buen susto de como mínimo 1000 millones de dólares que solo en costas ya es un pico hasta para él. Patrimonio tiene mucho pero liquidez no tanta, recuerden que tuvo que vender acciones de Tesla para pagar al fisco. Le patina tanto el embrague que tiene hijos fuera y dentro del matrimonio y van nueve teniendo un rostro que se lo pisa. Es una pena que su  prepotencia eche a perder una gran carrera empresarial con hitos únicos gracias a su genio personal y su capacidad de visión para los negocios con base tecnológica. La SEC y los juzgados le pueden dar un buen susto.

Advertisements